Como ya hemos comentado en anteriores entradas de este Blog, tu Página Web debe ser el centro de tu estrategia de presencia en internet, tanto si se trata de una Página Web Personal como si se trata de una Página Web Corporativa. Tu Página Web es, a todos los efectos, tu escaparate en internet. Un escaparate desde el cuál muestras a todo el mundo tu marca personal o la de tu empresa. Por este motivo resulta tan importante llevar a cabo un adecuado mantenimiento de tu Página Web.

Del mismo modo que cuando acudes a una tienda no te gustaría encontrarte una tienda sucia, con el escaparate roto, en la que las luces no funcionan y en la que todo es un completo desorden, seguro que no querrías que un usuario se lleve la misma sensación cuando visite tu Página Web Personal o la Página Web de tu empresa. Sin embargo, seguro que como usuario de internet esto mismo te ha ocurrido en infinidad de ocasiones. Seguro que más de una vez has entrado en una Página Web en la que los contenidos llevan años sin actualizarse, en la que algunas cosas no funcionan, en la que al pulsar un enlace o intentar hacer cualquier operación se muestra un error, etc. Esto es debido a que los propietarios de esas Páginas Web no se encargan de realizar un mantenimiento periódico de las mismas.

El mantenimiento de una Página Web es una parte igual de importante que su diseño o que su propia creación. Este mantenimiento es el que permite que la Página Web pueda seguir cumpliendo con el objetivo para el que fue creada durante todo su ciclo de vida. Puedes encargarte tú mismo de llevar a cabo estas tareas de mantenimiento, si dispones del tiempo y los conocimientos necesarios, o bien puedes contratar un servicio de mantenimiento para tu Página Web.

Algunas de las tareas que habitualmente se llevan a cabo cuando contratas un servicio de mantenimiento para tu Página Web son las siguientes:

  • Revisión periódica del correcto funcionamiento de la Página Web y de todas sus funcionalidades: llevando a cabo las acciones correctivas necesarias en caso de que se detecte algún problema.
  • Detección y bloqueo de posibles ataques de seguridad: resulta habitual encontrarse con ataques contra la Página Web con el objetivo de impedir su correcto funcionamiento, alterar su contenido, eliminar información, robar información (direcciones de e-mail, información personal de los usuarios de la Página Web, etc.), etc.
  • Detección y eliminación de cuellos de botella: que hacen que el funcionamiento de la Página Web se ralentice a medida que aumenta su número de visitantes.
  • Resolución de problemas debidos al paso del tiempo: como por ejemplo enlaces en la Página Web que apuntaban a otras Páginas Web que ya han dejado de existir, integraciones con aplicaciones web de terceros (por ejemplo: Twitter, Facebook, etc.) que han dejado de funcionar correctamente, etc.
  • Corrección de errores y problemas de seguridad: detectados en el servidor web o en la plataforma tecnológica utilizada para el desarrollo de la Página Web.
  • Corrección de problemas que no hayan sido detectados durante las fases de desarrollo y pruebas de la Página Web.
  • Realización de ajustes en el Servidor Web con el objetivo de incrementar el rendimiento y la velocidad de la Página Web.

Además de todas estas tareas, si deseas contratar el servicio de mantenimiento de tu Página Web, también puedes contratar la actualización periódica de sus contenidos. Esto resulta importante, porque si actualizas con frecuencia tu Página Web añadiéndole nuevo contenido de calidad, lograrás:

  • Que los usuarios que visitan tu Página Web vuelvan periódicamente en busca de nuevos contenidos.
  • Mejorar el posicionamiento de tu Página Web en Google y en el resto de buscadores de internet: pues los buscadores otorgan un mejor posicionamiento a las Páginas Web que se actualizan frecuentemente con contenidos de calidad, relegando a las últimas posiciones de sus páginas de resultados a aquellas Páginas Web cuyos contenidos no se actualizan.
  • Aumentar el número de visitas que recibe tu Página Web y el número de potenciales clientes atraídos por ella si se trata de una Página Web Corporativa, tal y como hemos explicado en esta entrada anterior de este Blog.